....Soledad Santa Fe Argentina....

domingo, 2 de octubre de 2011

Facebook te organiza, Facebook te controla.

Imagen Web

Una forma de hacer un cambio grande es tener a la gente protestando porque cambiaste algo chico. Repintá el barco y dejalos que discutan al respecto. Para cuando se den cuenta de que el verde no es peor que el azul, no tendrán la energía para preguntarse si fue buena idea que pusieras rumbo a Australia.

Inadvertidamente, quizás, esta parece ser la estrategia de Facebook esta semana. El jueves 22/09, la compañía rediseñó el sitio: las fotos son más grandes, el botón de “toque” ya no está, hay un montón de cosas amontonadas en la columna de la derecha.
Si no entrás en el sitio a menudo, la compañía usará las matemáticas para decirte cuáles son las noticias que deberían interesarte más. Dado que la gente se vuelve loca cada vez que Facebook cambia su aspecto, ha habido una ola de indignación masiva.
“¿En qué podemos ayudarlo?”, pregunta alegremente la compañía en su página de Ayuda.
Los usuarios responden: “Odio odio odio el nuevo diseño de Facebook”. 
En última instancia, sin embargo, todos nos contentaremos con el rediseño y, como siempre, olvidaremos qué enojados estábamos.
 Lo importante vendrá después, en la conferencia para desarrolladores F8 de Facebook.
Aquí, Facebook probablemente anuncie nuevas sociedades con compañías editoriales, de música y video. Revistas y periódicos serán rediseñados para ser leídos enteramente dentro del sitio.
Usted podrá escuchar música en simultáneo con sus amigos.
Quizás –y dada la indiferencia histórica de Facebook hacia la privacidad, no sería sorprendente—lo que usted lea, escuche o mire será compartido con todos sus amigos. El objetivo es tomar todo lo que normalmente hacemos en el resto de Internet y llevarlo adentro de Facebook.
El objetivo de largo plazo de Facebook y de su fundador, Mark Zuckerberg, ha sido construir una Internet separada.
En la mente de la gente que trabaja en Facebook, existe una Internet abierta, fría y confusa, que es manejada por Google y sus algoritmos. Uno va allí y nunca sabe con seguridad en qué se mete. Y luego está la sub-Internet de Facebook, donde todo es más amable y organizado por los propios amigos.
 Inicialmente, Facebook era solo un lugar para colgar fotografías y ver a cuál de tus compañeros de secundaria le fue peor.
Luego se convirtió en un lugar para organizar protestas políticas y perder el tiempo jugando juegos. Ha crecido y crecido de todos estos modos. Recibe elogios de muchos por haber ayudado a la Primavera Árabe, y ahora hospeda al 4% de todas las fotografías jamás tomadas.
Ahora bien, si Facebook se sale con la suya, será el lugar donde leerás tus noticias, encontrarás nuevas canciones y mirarás videos. Se comerá un gran pedazo del resto de Internet.
Esto tiene grandes consecuencias. Cuanto más nuestras vidas online tienen lugar en Facebook, más dependemos de las elecciones de la gente que maneja la compañía –lo que piensan acerca de la privacidad, cómo creen que deberíamos organizar a nuestros amigos, lo que dicen a publicistas (y gobiernos) acerca de lo que hacemos y qué compramos.
Confiamos en quienes eligen como socios para darnos noticias y música. Hay cuestiones reales en juego, en otras palabras –no sólo el tamaño de las fotos y si se puede dar un toque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario